Villa Gesell, 22 de Septiembre 2017 23:10 hs.  
 
  BUSQUEDA Archivo de noticias  
 
SE CONFIRMÓ LA PRISIÓN PREVENTIVA DE DOS SUJETOS QUE HABRÍAN ABUSODO DE CUARTO HERMANITOS - --
Uno de los casos más aberrantes que hayan ocurrido en Villa Gesell continúa siendo investigado por la policía, luego de que un matrimonio del barrio Las Praderas denunciara a un matrimonio por explotar sexualmente de al menos cuatro de sus hijos e hijas, en un hecho en el cual también estarían invol ...
Uno de los casos más aberrantes que hayan ocurrido en Villa Gesell continúa siendo investigado por la policía, luego de que un matrimonio del barrio Las Praderas denunciara a un matrimonio por explotar sexualmente de al menos cuatro de sus hijos e hijas, en un hecho en el cual también estarían involucrados policías y varios vecinos de nuestra ciudad.
El diario Compromiso de Dolores, que se especializa en los casos relacionados con los magistrados, publicó una nota al respecto, en la cual se confirma la prisión preventiva para dos vecinos geselinos acusados de abusar y conseguir “clientes” para que los padres de las víctimas prostituyan a sus hijos. El texto de la nota:
A comienzos del año pasado tomó estado público en Villa Gesell un caso de abuso sexual, al que eran sometidos varios hermanitos con anuencia de la progenitora, hechos en los que estaba involucrada su pareja y también un policía. Ahora se conoció que se confirmó la prisión preventiva de dos sujetos que habrían abusado de ellos, quienes además mediante maltratos físicos y verbales, promovieron el abuso sexual de los mismos por parte de otros adultos.
Surgió también de esa actuación judicial, que uno de los imputados fue condenado hace 10 años por haber reclutado y traído desde Paraguay a menores para prostituirlas en cabarets, uno de ellos ubicado en Dolores.
En este aberrante nuevo caso, el Juez de Garantías de la Costa Dr. Diego Olivera Zapiola, dictó la prisión preventiva de la pareja responsable de los menores, como también de estos dos sujetos imputados de abusos y corrupción de los mismos, siendo la situación de los últimos apelada ante la Cámara Penal Departamental por las respectivas Defensas Oficiales.

Los hechos que se le imputan son los siguientes:
Hecho I: entre el año 2009 y marzo del 2015, en un quiosco ubicado en paseo 130 y avenida 17 de Villa Gesell, Celso Oscar Franco acompañado simultáneamente de otros sujetos aún no individualizados, abusó en forma reiterada y con habitualidad de una menor (entre los 4 y 10 años), lo cual facilitaba su progenitora.
Lo sucedido para la justicia configuraba un sometimiento gravemente ultrajante para la víctima, por su duración y circunstancia de realización, habiendo provocado el accionar del imputado según se indica, un grave daño en las partes genitales de la niña.
Hecho II: el mismo sujeto en igual periodo de tiempo y en el mismo lugar, abusó en forma individual y/o simultánea con otros sujetos, de un niño entre los 6 y 12 años de edad, contando para ello con la facilitación previa de la madre del menor.
Hecho III: que el mismo sujeto antes mencionados promovió en forma reiterada y habitual, mediante amenazas e intimidación, que al menos esos dos menores de edad mantuvieran prácticas sexuales promiscua con personas adultas, sometiendo a estos a los deseos sexuales propios y de terceros mediando entrega de dinero a la madre de los mismos a esos fines y recibiendo beneficios a cambio.
Hecho IV: sin poderse precisar las fechas pero en un período similar a los casos anteriores, un sujeto adulto, identificado como Rubén Néstor Palecchi, mediante amenazas e intimidación promovió la corrupción de al menos los dos menores antes mencionados, obligándolos a mantener prácticas sexuales promiscua en connivencia con la progenitora de los mismos, sometiéndolos a deseos sexuales propios y de terceros.
La Defensora del primero argumentó que las pruebas de cargo utilizada por el Juez, hacían referencia exclusivamente a dos responsables de los aberrantes hechos investigados, que serían su progenitora y su padrastro, sosteniendo al mismo tiempo, que su representado no vivía en Villa Gesell durante el año 2009.
El Defensor del segundo sostuvo que su pupilo procesal no vivía en el domicilio mencionado por el menor, y que si bien había sido reconocido en rueda personas, no habían descrito cuál era la actividad que supuestamente este desplegaba, de donde lo conocía, ni tampoco que los amenazara.
La Juez de Cámara Dra. Myriam Susana Yaltone -de primer voto-, luego de analizar la profusa documentación colectada en el expediente, consideró que estaba acreditada la materialidad ilícita endilgada a los imputados, y que estos en caso de recuperar su libertad válidamente se podía presuponer, intentarían eludir la acción de la justicia y frustrar los fines del proceso. Indicando al respecto: “sin mayor esfuerzo, puede advertirse el temor que poseen todos los testigos más significativos de la causa, principalmente las víctimas menores de edad, que se han visto inmersa en situaciones violentas con los imputado, evidenciando una situación traumática durante tan largo tiempo”.
Por ello y acompañado en el voto por el Dr. Felipe Defelitto, ambos jueces resolvieron confirmar la prisión preventiva dictada a Celso Oscar Franco y Rubén Néstor Palecchi, por los hechos calificados como “abuso sexual y corrupción de menores”.

La condena anterior de Celso Franco
El nombrado Celso Oscar Franco en 2007 fue condenado a 13 años de prisión por el Tribunal en lo Criminal N° 1 Departamental, en la causa que se le seguía “por trata de menores para que ejerzan la prostitución en Dolores”, quien sin embargo dos años después y quizás gozando ya de libertad condicional (estaba detenido desde 2001), volvía a delinquir, según la justicia abusando y promoviendo el abuso de menores en Villa Gesell.
En dicha causa Franco fue juzgado y condenado por haber traído mujeres menores de 18 años desde el Paraguay, haberlas hecho ingresar al país con documentación apócrifa, para ya en nuestra ciudad, en el cabaret “Las Paraguayas” ( ubicado en Ruta 63 y calle 104 del Barrio El Cruce), hacerlas ejercer la prostitución.
En la causa se acreditó como reclutándola para prostituirse o engañándola con promesas de trabajo en nuestro país, habían hecho ingresar menores utilizando documentación apócrifa. Que en el caso de una de estas menores, fue obligada a ejercer la prostitución en el mencionado cabaret de Dolores hasta que la misma logró escapar del lugar.