Villa Gesell, 19 de Enero 2018 16:40 hs.  
 
  BUSQUEDA Archivo de noticias  
 
EL PADRE EDUARDO SE DESPIDIÓ DE VILLA GESELL Y SE AGUARDA LA LLEGADA DEL NUEVO CURA PABLO BOSISIO - --
Luego de cinco años como Cura Párroco de nuestra ciudad, el Padre Eduardo Torre fue designado a la localidad de Balcarce. La última misa celebrada por él este domingo a la noche, fue un acto cargado de emotividad, al que asistió un gran marco de feligreses. En su reemplazo estará el geselino Pablo B ...
Luego de cinco años como Cura Párroco de nuestra ciudad, el Padre Eduardo Torre fue designado a la localidad de Balcarce. La última misa celebrada por él este domingo a la noche, fue un acto cargado de emotividad, al que asistió un gran marco de feligreses. En su reemplazo estará el geselino Pablo Bosisio, quien asumirá la semana entrante.
“Yo recibí durante todo este tiempo la riqueza de esta comunidad. Una comunidad permanente y turística. Son una verdadera familia que me enriqueció mucho”, aseguró en sus palabras finales. Durante la última celebración de la misa, el ambiente en la Parroquia Inmaculada Concepción fue conmovedor. Los asistentes cantaron, y aplaudieron cada intervención del sacerdote, y muchos incluso, no lograron contener las lágrimas. El mismo Padre Eduardo, tuvo que ser incentivado por los creyentes para poder terminar su discurso, en un momento en el que se lo pudo ver notablemente emocionado. “Gracias. Ya está, ya pasó. Los Torre somos llorones”, confesó luego de ese instante de quiebre.
Sobre el final de la misa, muchas personas de la comunidad católica se acercaron al altar, para expresarle su agradecimiento al párroco, y le brindaron presentes de despedida. El intendente Gustavo Barrera, le hizo entrega de la imagen del Faro Querandí, emblema de Villa Gesell, realizado por alumnos de una escuela geselina y manifestó: “Quiero agradecerle Padre, por todo lo que ha hecho por nuestra comunidad. Por las alegrías que nos ha tocado vivir juntos, y también aquellos momentos tristes, cuando nos ha tocado despedir a algún vecino. Sus mensajes han sido claros y precisos, sobre todo siempre apuntalando a la unidad, la fe y la fortaleza de cada uno de nosotros”.
Finalmente, la Orquesta Municipal, llenó de excelente música la Parroquia, en donde el Padre Eduardo y los asistentes, se fundieron en un eterno abrazo.